El viernes, en el Pleno de las Cortes

Nueve consejeros deberán explicar las partidas afectadas por la retención de crédito de 50 millones de euros


  • Los populares quieren saber cuánto dinero por consejería y de qué programas concretos saldrá el dinero como consecuencia del incumplimiento del déficit autonómico en 2017
  • Pese al sustancial incremento de ingresos, con más de 1.200 millones extra respecto a 2015, la gestión de la Hacienda regional sigue sin cuadrar las cuentas

16/05/2018 - Cortes de Aragón

Nueve consejeros deberán explicar las partidas afectadas por la retención de crédito de 50 millones de euros

Zaragoza, 16 de mayo de 2018-. La mala gestión del déficit autonómico durante el ejercicio 2017 por parte del gobierno de Javier Lambán, que un año más volvió a abocar a Aragón a quedarse en el pequeño grupo de las comunidades incumplidoras, tendrá como peor consecuencia la reducción de 50 millones de euros en el presupuesto ya aprobado para 2018. De los 50 millones menos 25 afectan directamente sobre la inversión, según los datos hechos públicos por el propio Ejecutivo. Es precisamente la inversión un capítulo donde la actual Administración autonómica acumula una notable inejecución presupuestaria durante 2016 y 2017, y a la que ahora añade limitar la disponibilidad.

La limitación en la capacidad de gasto para 2018 supondrá una disminución en la prestación de determinados servicios públicos, apuntan desde el PP, que quieren que el Gobierno informe a la Cámara sobre las partidas que serán sacrificadas. De hecho, la adopción de una decisión negativa de estas características en momentos de crecimiento económico regional debería haber sido informada al Parlamento en lugar de ocultada.

La primera explicación del Ejecutivo autonómico deberá ofrecerla en la sesión plenaria del próximo viernes el consejero de Hacienda ante una interpelación del portavoz popular Antonio Suárez, sobre la política general en materia de inversiones en infraestructuras y equipamientos. Posteriormente, los titulares de los departamentos de Economía, Vertebración del Territorio, Sanidad, Asuntos Sociales, Educación, Presidencia, Desarrollo Rural, e Innovación del Gobierno regional deberán responder, también a petición de los populares, sobre las repercusiones de la retención de crédito sobre sus respectivas áreas de gestión.

MÁS INGRESOS Y SIN EMBARGO RETENCIONES DE CRÉDITO

La retención de crédito o la no disponibilidad de determinado gasto por parte de las consejerías no es un mecanismo nuevo. Lo que sí diferencia su aplicación ahora de otras ocasiones es que antes se utilizaba porque los ingresos que percibía el gobierno autonómico se reducían –una situación generalizada en todas las Administraciones públicas como consecuencia directa de la crisis-, mientras que durante los últimos años la tendencia ha cambiado y ahora los ingresos crecen.

De hecho, Aragón dispondrá en 2018 de más de 1.200 millones de euros extra que en 2015. Por poner dos ejemplos concretos de la buena marcha de la recaudación autonómica; en 2017 las entregas a cuenta del Estado a la Comunidad Autónoma supusieron un aumento de 220 millones de euros para la Hacienda aragonesa respecto a 2016, según los últimos datos publicados por la IGAE, y la recaudación por Sucesiones en 2017 batió récord al alcanzar los 199 millones de euros.

Más ingresos por tanto pero, al mismo tiempo, retenciones de crédito a las consejerías. Una gestión deficiente de los recursos públicos según denuncian los populares.