Cortes de Aragón

El PP defiende el turismo rural como estrategia contra la despoblación.


  • La provincia de Huesca acoge la mitad de establecimientos y plazas de todo Aragón

16/05/2018 - Cortes de Aragón

El PP defiende el turismo rural como estrategia contra la despoblación.

Cortes de Aragón, 16 de mayo de 2018.- El Partido Popular defenderá en las Cortes de Aragón una iniciativa para favorecer a las instalaciones de turismo rural, a las que define como “una fórmula de fijación de población”. La propuesta se plantea ante el proceso de la nueva regulación de esa actividad, acorde con las normativas de accesibilidad y edificación actuales, así como con las normas de la Unión Europea respecto al requisito de residencia. Los ‘populares’ buscan garantías añadidas y un programa de incentivos en un sector que afecta especialmente a la provincia de Huesca. El Alto Aragón acoge más de 800 establecimientos que ofrecen más de 6.000 plazas, cifras que suponen la mitad del total en Aragón.

El portavoz ‘popular’ de Economía en las Cortes de Aragón, Ricardo Oliván, subraya que “el turismo rural es, sin duda, una de las fórmulas más exitosas utilizadas por las distintas administraciones para facilitar la fijación de población en el medio rural y de esta forma intentar contrarrestar el paulatino proceso de despoblación que sufren estos territorios”. Si bien el nuevo decreto debe respetar las normativas de todo tipo que afecten a esa actividad, el PP sugiere que “no se debería perder de vista la esencia y la idiosincrasia de estos establecimientos, ubicados en edificios con limitaciones arquitectónicas y cuya explotación genera a sus propietarios una renta limitada y complementaria de otras actividades principales”, defiende Ricardo Oliván.


La propuesta, en ese sentido, reclama que se tengan presentes esas peculiaridades en la redacción del nuevo reglamento, de forma que la normativa facilite el desarrollo de la actividad.  Al tiempo, propone definir una estrategia específica de apoyo al turismo rural como fórmula de fijación de población en el medio rural, que contemple incentivos para la puesta en marcha y modernización de los establecimientos, además de ventajas fiscales y una adecuada promoción. Por último, reivindica un control del intrusismo y la competencia que sufre el turismo rural a través de un plan de inspección específico que persiga actividades turísticas que se desarrollen fuera del marco de la legalidad.