Salud mental

Plantagenet exige al Gobierno Lambán que acabe con el conflicto de las camas de psiquiatría


  • La diputada del PP vincula la polémica con el fracaso del Plan de Salud Mental aprobado por el Ejecutivo hace apenas un año
  • Mañana, a petición del Partido Popular, comparece la consejera en las Cortes de Aragón para dar explicaciones

 


13/12/2018 - Cortes Generales

Plantagenet exige al Gobierno Lambán que acabe con el conflicto de las camas de psiquiatría

Zaragoza, 13 de diciembre de 2018-. El conflicto originado por el Gobierno Lambán en la asignación de camas psiquiátricas entre los diferentes centros hospitalarios de Zaragoza “ha entrado en una fase de alerta”, aseguró esta mañana la diputada autonómica del Partido Popular, Rosa Plantagenet, que reclamó al Ejecutivo regional “respuestas acertadas e inmediatas” ante las críticas que tanto profesionales como usuarios vienen formulando desde hace semanas.

La parlamentaria, que espera las explicaciones que mañana pueda ofrecer la titular del departamento de Sanidad, Pilar Ventura, en su comparecencia ante la Cámara a petición del Partido Popular, apuntó que la situación de crisis generada en el área de psiquiatría es una derivada del fracaso del Plan de Salud Mental aprobado por el Gobierno de Aragón hace apenas un año, y del que los populares ya pidieron entonces su retirada ante los conflictos que su aplicación generaría.

“En cualquier caso los principales afectados son los pacientes” advirtió con preocupación Plantagenet, que aplicó los términos “incertidumbre, indefensión y alarma” para describir la sensación generalizada que actualmente existe entre las personas aquejadas de un trastorno mental, sus familias y los facultativos.

“Lo más importante es que no han considerado al enfermo mental en su dignidad básica, en que no solamente es un enfermo que tiene una situación de agudos sino que es un enfermo crónico, es un enfermo que se alarga al cabo del tiempo y que necesita una reinserción y una valoración social y una rehabilitación”, detalló la diputada.

La polémica originada por el Gobierno Lambán afecta además y de manera involuntaria a los jefes de Servicio de las diferentes unidades psiquiátricas “que han dicho basta ya y han cuestionado las argumentaciones del Departamento” dijo la diputada, que añadió “están demandando cierta coherencia, que haya un ‘director de orquesta’, al año de haberse aprobado el Plan de Salud Mental, que exista una dirección de salud mental que ordene, que coordine y que organice”, por eso reclamó a la consejera “que tiene que calmar a los pacientes y los profesionales.”

UN PLAN DE SALUD MENTAL QUE NO FUNCIONA

La petición de devolución del Plan de Salud Mental exigida por lo populares en 2017 tuvo como justificación la inexistencia de un análisis de situación previo por parte de la administración autonómica, la falta de reorganización de los recursos disponibles, la ausencia de niveles mínimos de atención en camas de agudos, las carencias en la atención a los pacientes crónicos con rehabilitación, o la no presentación de un calendario de aplicación de las actuaciones.

Si bien es cierto que en su momento el Gobierno aragonés consultó a los profesionales del sector, no lo es menos que muchas de las propuestas formuladas por este colectivo nunca llegaron a ver la luz en el documento final aprobado por el departamento de Salud.