#26M Presentación de la agenda fiscal en Zaragoza

Beamonte: “Hay que acabar con la política confiscadora de Lambán”


  • La agenda fiscal del PP supone bajar hasta el 10% el tramo autonómico del IRPF, eliminar en la práctica Sucesiones y Patrimonio, y la reducción a un tipo del 7% en Transmisiones Patrimoniales para la compraventa de viviendas
  • Además amplía las bonificaciones para guarderías, gastos de estudios de todos los miembros familiares, cuidado de personas dependientes, para las personas con discapacidad y los jóvenes
  • El PP plantea beneficios fiscales para autónomos y pymes, y para facilitar la calidad de vida en los pequeños municipios    

 


13/05/2019 - Partido Popular de Aragón

Beamonte: “Hay que acabar con la política confiscadora de Lambán”

Zaragoza, 13 de mayo de 2019.- La agenda de gobierno de Luis María Beamonte pasa por bajar los impuestos, por suprimir la presión fiscal que sufren las familias, los autónomos y las pequeñas empresas que desde el año 2015, apenas cuatro meses después de que Javier Lambán llegara al poder, convirtió a Aragón en una de las comunidades de España con impuestos más elevados. “Subir los impuestos es la receta fácil para el que no sabe gestionar con eficacia y eficiencia”, afirmó Beamonte.

Como ejemplo del firme compromiso con una fiscalidad más justa el candidato a la presidencia del Gobierno regional suscribió, justo antes de dar a conocer sus propuestas de beneficios fiscales, un acuerdo con los representantes de la asociación ‘Stop Sucesiones y Plusvalías’, que vincula al futuro Gobierno del Partido Popular con la bonificación de Sucesiones al 99%, también en Donaciones con el mismo porcentaje, además de la bonificación de la plusvalía  municipal hasta el 95% en aquellos ayuntamientos gobernados por el Partido Popular.  

Una reforma impositiva cuyos mayores beneficiarios son las clases medias aragonesas y las personas con rentas más bajas, precisamente las más castigadas por los socialistas durante los pasados cuatro años, y que se extenderá a toda la cesta impositiva de competencia autonómica para incentivar la atracción de inversiones y la recuperación económica del medio rural.

MENOS IMPUESTOS, MÁS CRECIMIENTO Y MAYOR BIENESTAR 

La rebaja de impuestos allí donde ha sido aplicada, junto a otras medidas estructurales, han derivado en un incremento de la actividad económica, la bajada del paro y el crecimiento del empleo, un mayor consumo y, por lo tanto, un aumento de la recaudación, explicó Beamonte, porque “menos impuestos significa más recursos, y cuando se tienen más recursos se consume más”.

Un modelo que confió en adaptar a la Hacienda aragonesa como garantía de imposición justa y equilibrada y “superar el agravio con respecto a otras comunidades autónomas, lo que nos debilita como foco de atracción frente al resto”.

Las medidas de mayor impacto que implantará Beamonte son la bajada de hasta un 5% en los tipos del IRPF autonómico, que llegará hasta el 10% en los dos años siguientes, la bonificación del impuesto de Sucesiones hasta el 99% para cónyuges, ascendientes y descendientes por línea directa, la eliminación del impuesto de Patrimonio, la reducción a un tipo único del 7% del impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados para la compraventa de viviendas y su eliminación cuando se trata de constitución de hipotecas.

MEJORAS PARA LAS FAMILIAS Y COLECTIVOS DESFAVORECIDOS

Las familias son las grandes favorecidas por la reforma impositiva del Partido Popular al aumentar las deducciones destinadas al ahorro futuro, a gastos de estudios de todos los miembros de la unidad familiar en favor de inclusión laboral, y a los seguros de salud y asistenciales para las personas mayores.

Además, Beamonte propone incrementar en un 99% las actuales cantidades que constituyen deducciones por gastos de guardería, cuidados de personas dependientes y las aplicables al contribuyente por edad.

Otra mejora que se incluye se refiere a las cantidades heredadas procedentes de seguros de vida, donde el Partido Popular eleva la reducción en un 80% y las indemnizaciones cuyo asegurado pertenezca a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad  del Estado quedan exentas de impuesto.

Otro grupo de población al que de manera expresa se dirige la reforma fiscal planteada por el candidato del Partido Popular son los colectivos desfavorecidos. En concreto para las personas con discapacidad se aumenta hasta el 10% la deducción por adquisición, reforma o rehabilitación de vivienda. Además se bonifica hasta el 35% de las operaciones inmobiliarias a los contribuyentes con ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), a los jóvenes de hasta 30 años, a los mayores de 65 años, a las personas con un grado de discapacidad superior al 33% y a las víctimas del terrorismo.

FISCALIDAD FAVORECEDORA DE LOS AUTÓNOMOS Y LAS PYMES

Para facilitar la generación de empleo y riqueza que acompaña la actividad de autónomos y pymes aragonesas, el programa de gobierno de Luis María Beamonte incrementa la deducción hasta el 25% de las cantidades invertidas en la creación de una nueva sociedad, bonifica totalmente la transmisión de empresas y negocios familiares incluidas las explotaciones agrarias, y establece incentivos fiscales durante los dos primeros ejercicios a las industrias que inicien sus actividad en el territorio de la comunidad autónoma.

De cara a facilitar la contratación se bonifica de manera completa el patrimonio formado por inversiones en empresas o activos productivos de bienes y servicios generadores de empleo, se subvenciona las cuotas a la Seguridad Social del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos para quienes quieran iniciar una actividad empresarial y se incorporan beneficios en la transmisión y sucesión del negocio para favorecer la continuidad de las empresas.

APOYO AL MEDIO RURAL BAJANDO LOS IMPUESTOS

Otra línea concreta es la destinada a favorecer la actividad económica en los pequeños municipios, en línea con el compromiso contra la despoblación adquirido por el candidato popular, que consiste en una deducción adicional del 3% en las inversiones en viviendas en los municipios inferiores a los 3.000 habitantes que además contarán con la ventaja del tipo reducido del 6% para las transacciones inmobiliarias.

Los estímulos fiscales, a través de exenciones y bonificaciones, también se aplican a las transmisiones, sucesiones y donaciones que redunden en la viabilidad, ampliación o reordenación de las explotaciones agrícolas y ganaderas, así como para la incorporación de jóvenes que emprendan actividades económicas en el medio rural, a facilitar el relevo generacional.

Aumentar la lucha contra el fraude fiscal a través de una mayor dotación de medios materiales y humanos a la Hacienda aragonesa cierra la mejora fiscal de los populares.