Pleno Cortes

Los grupos de izquierda y el PAR rechazan mejorar los servicios a la dependencia


Entre otras medidas el PP proponía impulsar las plazas concertadas, incrementar el número de horas en las ayudas a domicilio hasta alcanzar la media española y pagar a tiempo las prestaciones 
 
La diputada Marian Orós pide al Gobierno que recapacite ante la evaluación negativa del sistema aragonés de dependencia realizada por la Asociación de Directivos y Gerentes de Servicios Sociales

21/11/2019 - Cortes de Aragón

Los grupos de izquierda y el PAR rechazan mejorar los servicios a la dependencia

Zaragoza, 21 de noviembre de 2019.-  Los partidos de izquierdas representados en el Parlamento aragonés –PSOE, Podemos, CHA e IU- junto con el PAR rechazaron esta mañana apoyar una propuesta del Partido Popular para mejorar y ampliar las ayudas a la dependencia. La iniciativa para aumentar y extender las prestaciones para las personas dependientes fue defendida por la portavoz de Asuntos Sociales, Marian Orós, que planteó acciones concretas como impulsar las plazas concertadas y contratadas con los centros asistenciales, incrementar el número de horas de ayuda a domicilio hasta llegar a la media española, pagar en tiempo y forma las plazas concertadas con los centros asistenciales aragoneses e iniciar el servicio de asistencia personal que ya disfrutan las personas dependientes en otras comunidades autónomas. La iniciativa que Orós llevó al pleno estaba basada en un argumento fácil de compartir, como explicó, “que cumplan con el espíritu de la ley, que presten mayores esfuerzos a quien más lo necesitan en servicios y en prestaciones vinculadas al servicio, y que las ayudas en el entorno familiar sean la excepcionalidad”.

Para la parlamentaria del Partido Popular “la única realidad que queremos plantear es que ustedes tiene mucho margen de mejora, que tiene que esforzarse de manera extra en mejorar la calidad de los servicios y que ese esfuerzo extra no solo tiene que ver con el dinero, que es importante, sino con la gestión y en la gestión ustedes como siempre adolecen de poca capacidad” destacó para significar la incompetencia del gobierno presidido por los socialistas en Aragón para mejorar sustancialmente la gestión de la dependencia, pese a haber dispuesto de 2.000 millones extra en su presupuesto durante los últimos cuatro años.
 
De hecho aun siendo cierta una relativa disminución del número de personas que esperan la prestación, también lo es que los grandes dependientes y por lo tanto las personas que sufren mayores carencias deben esperar más que la media a recibir la ayuda del Gobierno regional aseguró Orós, que se valió de estudios de evaluación sobre la dependencia para afirmar que la gestión deja bastante que desear para la enorme cantidad de dinero del que dispone el Gobierno aragonés, y citando al informe elaborado por la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales dijo que “el principal desequilibrio de los servicios sociales en Aragón sigue siendo un año más los derechos de papel, el reconocimiento de derechos que no se corresponden con la cobertura real de las prestaciones. Los servicios y la atención dados están por detrás de lo que marca la ley y el coste eficiencia”.
 
Abunda el informe de los especialistas nacionales en calificar de deficiente la situación aragonesa cuando resaltan que por segundo año consecutivo existe un importante desequilibrio entre el gasto realizado y la eficacia de ese dinero para proveer asistencia a las personas, en una clara llamada al Ejecutivo para que mejore la calidad pero también la eficiencia en la gestión.
 
A esa sombra en la eficiencia se suma la incertidumbre sobre la sostenibilidad de la dependencia para el año 2020, ya que el Gobierno aragonés tiene previsto que la mitad de las ayudas las pague la futura administración que en Madrid puedan conformar el Partido Socialista y Podemos, más de 27 millones de euros para abonar las prestaciones a los usuarios aragoneses que de momento solo consta en el papel y que depende de la voluntad del futuro Gobierno de España.