Ganadería extensiva

Celma obtiene el respaldo parlamentario en la defensa de la ganadería de bravo


El portavoz popular de agricultura pone en valor la ganadería extensiva y la aportación de los festejos taurinos a la economía local
Las pérdidas del sector alcanzan el 80% de sus ingresos anuales y el precio de la venta de carne ha caído un 50%
La propuesta de los populares vincula políticamente al Gobierno de Aragón con ayudas directas

23/05/2020 - Cortes de Aragón

Celma obtiene el respaldo parlamentario en la defensa de la ganadería de bravo

Zaragoza, 23 de mayo de 2020.- La agricultura y la ganadería son actividades productivas estratégicas que, en el caso concreto de Aragón, se han demostrado esenciales para ayudar al mantenimiento del equilibrio territorial en una comunidad extensa y despoblada. Es un hecho objetivo, apunta el portavoz de Agricultura del Partido Popular en el Parlamento regional Ramón Celma, que esta semana obtuvo el voto favorable y las aportaciones de los partidos con representación en la Cámara a su propuesta de reconocimiento de la ganadería de bravo como parte relevante de la creación de riqueza en los pequeños y medianos municipios.

“Respaldo al medio rural, a la economía y al medio ambiente” resaltó, con la aprobación de una propuesta legislativa que obliga políticamente al Gobierno de Aragón a aprobar un plan de ayudas directas a la producción con destino a la cadena alimentaria que incluya a las empresas de ganado bravo.

Ramón Celma recordó que buena parte de los aragoneses se encuentran emocionalmente vinculados con los festejos taurinos en sus localidades de origen cuando no directamente con la tauromaquia y así lo evidencian los datos, más de 50 espectáculos taurinos mayores y por encima de los 2.200 festejos taurinos populares durante 2019 en Aragón, lo que significa un importante movimiento social y económico actualmente cuestionado por la pandemia.

Otras cifras aportadas por el diputado indican que el mundo del toro supone un impacto económico de más de 2.000 millones de euros en España y 132.000 puestos de trabajo. Un subsector de la ganadería que aporta más del 20% de la producción final agraria y que ha convertido a nuestro país en referente de calidad en la Unión Europea. Además, en Aragón existen 55 ganaderías de reses bravas en explotaciones distribuidas en las provincias de Zaragoza y Teruel, y el censo de animales inscritos en la raza bovina de lidia en la Comunidad Autónoma es superior a los 8.500 ejemplares. 

Las restricciones impuestas por el estado de alarma están afectando de manera muy directa a la supervivencia de esta actividad económica ya que implican una perdida cercana al 80% de los ingresos anuales, por eso Ramón Celma consideró “necesario que planifiquen la apertura de las plazas de toros, y digan cuándo pueden comenzar los festejos populares”, y para paliar los efectos negativos que están sufriendo los ganaderos de extensivo estimó imprescindible la implicación de las administraciones públicas “que se complementen las ayudas ridículas que ha planteado el Gobierno de España”, muy restrictivas en cuanto a posibles beneficiarios tanto por la escasa dotación presupuestaria como por las altas exigencias impuestas. Además, el ganado vacuno ha quedado excluido precisamente cuando muchas de estas explotaciones se han visto obligadas a bajar un 50% los precios de sus productos, y los ganaderos llevan a sus animales al matadero con una importante depreciación, con un valor de la carne muy inferior al obtenido por su venta o alquiler para festejos

“¿Como vamos a salvar a la ganadería de extensivo si no hay ayudas para unos, y para otros plantean sólo 1.200 euros por explotación?”, preguntó el diputado popular que instó al Gobierno de España a incluir “la tauromaquia en el paquete de medidas de ayudas para el sector de la cultura, que lo han excluido de una manera absolutamente incomprensible, que es fundamental que se incluya  a los ganaderos de bravo dentro de las ayudas a la producción en destino de la cadena agroalimentaria. Si esto no se produce se van a ocasionar pérdidas para los ganaderos de bravo en Aragón por valor de más de dos millones y medio de euros, y en el conjunto de España de cerca de cien millones de euros”, concluyó.