#PlenoAragón

Celma consigue que el Gobierno aragonés se comprometa con los usuarios de la cuenca del Guadalope


El portavoz de Agricultura del Partido Popular en las Cortes de Aragón cierra un acuerdo para garantizar la disponibilidad suficiente de agua y a un precio razonable tras la retirada de Endesa
Ampliar el número de usuarios y optimizar los regadíos entre las medidas reclamadas por los populares

25/06/2020 - Cortes de Aragón

Celma consigue que el Gobierno aragonés se comprometa con los usuarios de la cuenca del Guadalope

Zaragoza, 25 de junio de 2020.- Los grupos que apoyan al Ejecutivo aragonés tomaron hoy conciencia de que los habitantes de la cuenca del Guadalope necesitan una intervención urgente y concluyente de los Gobiernos de España y de Aragón para evitar los efectos negativos del cierre de la central térmica de Andorra. Finalmente, en el pleno celebrado hoy en las Cortes de Aragón, apoyaron una propuesta del Partido Popular para garantizar la disponibilidad suficiente de agua y a un precio razonable para agricultores, industrias y municipios que dependen de este afluente de la margen derecha del Ebro.

La proposición no de ley aprobada en el Parlamento autonómico fue planteada y defendida por el portavoz popular de Agricultura de los populares aragoneses Ramón Celma, que admitió la aportación de otros grupos que pedían incluir las ayudas a los usuarios del Guadalope en el convenio general a las comarcas aragonesas afectadas por el cierre de la instalación eléctrica turolense.

La salida de Endesa como usuario supondrá un incremento de los gastos para los otros consumidores del Guadalope ya que la empresa dejaría de aportar un millón y medio de euros anuales, y “eso supone que los costes hidráulicos aumenten en un 204% para el resto de usuarios de la cuenca y esto, de manera clara y concreta, ese aumento de costes convierte en una actividad inviable todas las explotaciones agrícolas desde el Más de las Matas hasta Caspe” dijo Celma.

El diputado popular afeó al Gobierno de Pedro Sánchez su nula preocupación por los usuarios cuando afirmó que “la ministra de Transición Energética ante las diferentes preguntas, solicitudes, demandas de reunión no ha dicho absolutamente nada. No ha contestado, no ha planteado ninguna solución y estamos tan solo a días del cierre inminente de la central térmica de Andorra. No ha planteado absolutamente ninguna solución la ministra responsable del tema”. Un desarraigo institucional hacia el problema de miles de familias turolenses compartido por el Gobierno de Aragón que ”no pueden seguir impasibles ante las graves consecuencias que tiene el cierre de la central térmica de Andorra, en la industria agroalimentaria que en estas comarcas que como ustedes saben es el principal motor económico. Hay otros, pero el principal motor económico, el que hace que ruede el resto delas industrias principales es la agricultura y es la ganadería”.  

Entre las posibles acciones consideradas por el diputado del Partido Popular para evitar un aumento extremo del coste del precio del agua derivado del abandono de Endesa como consumidor de la cuenca están la optimización del bombeo del embalse de Mequinenza a la Comunidad de Regantes de Civán para los municipios de Caspe y Chiprana, la mejora y modernización general de los regadíos de la zona para reducir los costes de explotación, o ampliar el número de usuarios para una mayor redistribución de la carga económica con la entrada de los futuros participantes del canal de Caspe o de los municipios que se adscriban a la elevación de aguas de Andorra.

Para contextualizar la crisis a la que se enfrentan los usuarios del Guadalope Ramón Celma explicó cómo desde hace más de treinta años la central térmica propiedad de Endesa ha sido un usuario importante del río Guadalope al utilizar el agua para refrigerar sus instalaciones. La empresa de generación eléctrica tuvo además un papel decisivo en  la distribución de agua para fincas agrícolas a través de obras como la presa de Caspe o una estación de bombeo en el embalse de Mequinenza que supusieron un importante impulso al desarrollo agrícola del Bajo Aragón y de zonas próximas de las comarcas colindantes.