Rebrotes de la COVID-19

Orós: “Con las residencias no se pueden permitir los mismos fallos que en abril”


La portavoz de Ciudadanía del partido Popular critica al Gobierno Lambán por incumplir los compromisos adquiridos con las residencias de personas mayores  
Denuncia que ante la posibilidad de un nuevo rebrote ni el plan de rescate ni la estrategia para mejorar la respuesta de estos centros asistenciales anunciada hace dos meses por el Ejecutivo se han puesto en marcha

20/07/2020 - Cortes de Aragón

Orós: “Con las residencias no se pueden permitir los mismos fallos que en abril”
Zaragoza, 20 de julio de 2020.- Preocupa y mucho al Partido Popular de Aragón que el Ejecutivo autonómico, al igual que pasó durante los meses de marzo y abril, siga sin utilizar la prevención como principal herramienta para combatir los contagios por coronavirus en las residencias de personas mayores. “Lo que no se puede permitir es que las residencias vayan a afrontar este rebrote en situación de debilidad porque el Gobierno de Aragón no se ha implicado con ellas y, por tanto, apoyaremos todas las medidas que el Gobierno de Aragón plantee en este sentido pero que las planteen ya”, afirmó esta mañana Marian Orós, portavoz de Ciudadanía de los populares aragoneses en el Parlamento regional, que acusó al Ejecutivo de incumplir con lo anunciado por su Presidente y lo acordado por unanimidad en las Cortes de Aragón.
 
En el olvido del Ejecutivo han quedado tanto el plan de rescate para las residencias como la nueva estrategia para mejorar su respuesta frente a la pandemia comprometidos por Javier Lambán el 17 de mayo pasado, quién llegó a afirmar que ‘parece oportuno compensar a las residencias de los quebrantos que han sufrido’. Igual de débil resultó ser la vinculación de PSOE, Podemos, PAR y CHA con la propuesta aprobada el 29 de abril en las Cortes de Aragón a iniciativa del Partido Popular que políticamente obligaba al Ejecutivo a poner en marcha un paquete de medidas específicas para garantizar el suministro de material de prevención y protección, incluidos los test diagnósticos desde el primer momento a las residencias de mayores así como definir y aplicar protocolos de actuación preestablecidos e impulsar la formación urgente de los profesionales que atienden estos centros asistenciales.
 
En el ámbito del simple anuncio también quedó el millón cuatrocientos mil euros de ayudas directas prometido en mayo por el Gobierno aragonés a estas entidades para acometer los gastos extraordinarios originados durante la pandemia y, por si lo anterior fuera poco señaló la parlamentaria, ahora se añade un retraso de dos meses en el abono de las plazas concertadas a las residencias que “están en una situación extrema, están en una situación de vulnerabilidad y de debilidad tanto económica como sicológica”.   
 
Lamentablemente poco a nada ha hecho el Gobierno aragonés para cumplir los compromisos que él mismo adquirió con el colectivo más vulnerable frente a la pandemia, lo que llevó a Orós a ser muy tajante para advertir al Ejecutivo que “no sirven en estos momentos ni el buenismo, ni la empatía ni hacer anuncios. En estos momentos las residencias tienen que estar preparadas con esos test masivos, con ese pago de lo que les deben y con esa línea de ayudas que en nuestro caso pediríamos que se incrementara”. 
 
La clave para la diputada del Partido Popular es evitar derivar a la misma la situación de crisis vivida durante la pandemia donde la mortandad de las personas mayores de 65 años fue extremadamente alta y, lamentablemente, la mortalidad situó a Aragón en parámetros similares a Cataluña y Madrid, “no podemos permitirnos ni los mismos errores ni los mismo fallos que ya se reconocieron en el mes de abril. Incluso se dijo que con las residencias se tenía que haber actuado más rápido y con más impulso”.
 
El estado actual de estos centros asistenciales dista mucho de lo esperado tras los compromisos de la coalición PSOE, Podemos, PAR y CHA. Han realizado acopio de material sin ayuda del Ejecutivo y a precios más elevados que al inicio de la pandemia, se hacen test selectivos y no masivos lo que provoca una detección tardía del contagio teniendo en cuenta la lógica rotación del personal empleado y, por último, comienzan a instalarse en la complicada situación de asfixia financiera debido al incremento de gastos, la escasez de nuevas altas y el impago del Gobierno de Aragón.