MEDIO AMBIENTE

El PP pide un plan de ayudas para que los pueblos puedan cerrar sus escombreras y evitar las sanciones de Europa


Prácticamente todos los municipios de la provincia tienen este tipo de vertederos descontrolados y se enfrentan a inversiones que no pueden asumir, pero que se les van a exigir en menos de un mes
 
El grupo popular en la DPZ defenderá una moción en el Pleno del miércoles para pedir un censo real de la situación y una línea de ayudas al Gobierno de Aragón

09/12/2019 - Diputación Provincial de Zaragoza
El PP pide un plan de ayudas para que los pueblos puedan cerrar sus escombreras y evitar las sanciones de Europa    title=
9, diciembre, 2019.- Prácticamente todos los municipios de la provincia tienen escombreras  (los núcleos más grandes cuentan, incluso, con varias) que crecen al margen de cualquier intervención municipal. Esta situación no solo supone un grave problema medioambiental en el medio rural sino que urge solucionarlo porque la normativa europea exige que estas se cierren en 2020 y que los ayuntamientos inviertan lo necesario en proyectos para limpiar estas zonas y tener una política de vertidos sostenible. Sin embargo, dichos proyectos suponen una inversión de cientos de miles de euros (es necesario retirar y trasladar el material, así como reponer y restaurar el terreno), totalmente inasumible para la mayoría de los pueblos, a la que se suman las multas por parte de la Guardia Civil (Seprona) a las que también deben enfrentarse. 
 
Desde el grupo provincial del Partido Popular en la DPZ se va a defender una moción en el Pleno del próximo miércoles en la que se buscará el acuerdo de todos los grupos para lograr que se pueda cumplir con la legalidad y que los municipios no paguen en solitario este elevadísimo peaje que, en cualquier caso, es necesario medioambientalmente. 
 
Por una parte, es competencia de la Diputación ayudar a terminar con este problema. Por otra, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón está procediendo a exigir el sellado de los vertederos existentes en la provincia y en la Comunidad Autónoma de Aragón, pero no participa en la erradicación de las escombreras o vertederos irregulares. “Así que los ayuntamientos se ven maniatados: la DGA les exige que cierren un espacio que usan muchos vecinos, pero no les da los medios ni alternativas, y lo lógico sería que ayuden a los municipios a sellar las escombreras que están precintando”, explica el portavoz del PP en la DPZ, Francisco Artajona. Las Comarcas tienen asignada la competencia en materia de retirada de residuos, pero no así de la eliminación de las antiguas escombreras, además de la mínima capacidad presupuestaria que se necesitaría para eliminarlas definitivamente. “Lo que se exige en definitiva es dar el apoyo suficiente a nuestros pueblos, en lo logístico y en lo económico”, insiste Artajona.
 
La moción, entonces, pide el quórum necesario para que se haga un ‘censo’ real de escombreras en la provincia y un diagnóstico de la situación que incluya una valoración económica. Además, insta al Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón a que abra líneas de ayuda para erradicar los vertederos ilegales y para recuperar estas zonas. Asimismo, se pide la convocatoria de un Plan de Ayudas de la Diputación Provincial para paliar los enormes gastos que supone para los Ayuntamientos la redacción y ejecución de los proyectos necesarios para la recuperación de estos espacios. 
 
ESTUDIO ENTRE LOS MUNICIPIOS
 
Para valorar la necesidad de esta moción, el grupo del PP en la DPZ ha hecho un sondeo en un centenar de municipios de todas las comarcas de la provincia. En todos los casos, los alcaldes y/o portavoces ratificaron que existen escombreras irregulares, a menudo en terrenos de particulares, y se mostraron incapaces de asumir con sus propios medios el proyecto de sellado y reconversión de estas zonas para asumir los dictados de Europa, ya que esto les puede suponer una inversión superior a los 400.000 euros. 
 
Varios municipios han recibido requerimientos por parte de la CHE o la DGA y otros han sido multados con sanciones de entre 3.000 y 11.000 euros, como Villarroya del Campo, Lumpiaque, Sástago, Morés, Nonaspe, Caspe, Fuendejalón, Pomer y un largo etcétera. Otros núcleos necesitarían también inversión para vallar estas zonas y en otros se mezcla el problema de los escombros y de la recogida de residuos sólidos como electrodomésticos y muebles, ya que a veces los servicios de recogida comarcales solo acuden un día al mes durante 30 minutos, lo que hace que la gente abandone basura en las cunetas. 
 
Ante estas situaciones, los alcaldes se afanan por buscar soluciones: la alcaldesa de Urrea presta una furgoneta que pasa por las casas cuando alguien quiere desprenderse de algo y lo lleva a un almacén municipal hasta que pasa el camión del punto limpio comarcal y así nunca hay residuos en las calles. Otros núcleos han decidido alquilar de forma alegal contenedores que dejan en el pueblo y que llevan a vaciar cada cierto tiempo.