Beamonte: “El fallo del Constitucional confirma que la ley de derechos históricos de Aragón fue un error”


La sentencia confirma que la ley es inconstitucional y que pone en entredicho la soberanía nacional
Los populares han solicitado la comparecencia en las Cortes de Lambán, al que acusan haberse entregado a sus socios

20/12/2019 - Partido Popular de Aragón
Beamonte: “El fallo del Constitucional confirma que la ley de derechos históricos de Aragón fue un error”    title=
Zaragoza, 20 de diciembre de 2019.- El presidente del Partido Popular de Aragón, Luis María Beamonte, ha celebrado hoy la sentencia del Tribunal Constitucional con respecto a la ley de actualización de los derechos históricos de Aragón.
En rueda de prensa, ha señalado que el fallo confirma gran parte de lo que el Partido Popular manifestó cuando recurrió la norma, que es inconstitucional y que, entre otras cosas, cuestiona la soberanía nacional. 
 
“La sentencia avala lo que decíamos, que la aprobación de esta ley en estos términos fue un error y que solo respondía al deseo de Lambán de dar satisfacción a Podemos y a Chunta Aragonesista”, ha afirmado Beamonte, advirtiendo de que al presidente de Aragón “se le llena la boca de constitucionalismo, pero que hoy ha quedado en evidencia porque una vez más dice una cosa y hace la contraria”.
 
Ante esta sentencia, el presidente de los populares aragoneses ha señalado que lo que ahora procede es que el Consejo de Gobierno inicie el procedimiento de derogación de la ley porque “se ha quedado absolutamente vacía”.
 
Según Beamonte, “Aragón es una candado de seguridad para España y la aprobación de esta ley fue una auténtica barbaridad y que nada tiene que ver con los que entienden que España es un país unido, indivisible y que la norma que nos dimos todos los españoles en el 78 tiene vigencia”.
 
En este sentido, ha avanzado que han registrado en las Cortes la solicitud de comparecencia de Lambán para que dé explicaciones “ante su atrevimiento por un entreguismo gratuito al populismo y a quienes entienden que el modelo de convivencia no pasa por la Carta Magna”.