“Los Ayuntamientos necesitan usar su remanente y recuperar empleo para superar esta crisis en el medio rural”


  • El grupo del PP en la DPZ ha propuesto al presidente de la institución tres programas; uno centrado en la recuperación del trabajo, otro para dotar a los municipios de ingresos con los que  financiar obras y servicios y uno para pymes y autónomos
  • Los datos de paro conocidos hoy evidencian un futuro muy complicado si no se toman medidas: Zaragoza es la provincia que más autónomos pierde de toda España

05/05/2020 - Diputación Provincial de Zaragoza
“Los Ayuntamientos necesitan usar su remanente y recuperar empleo para superar esta crisis en el medio rural”    title=

05 mayo, 2020.- El catastrófico dato del paro conocido hoy evidencia que los esfuerzos para frenar las consecuencias de la pandemia entran en una nueva fase que requerirá de un trabajo común y sin descanso en todas las instituciones. En  el caso de la Diputación Provincial de Zaragoza, esta labor debe estar centrada en sostener, social y económicamente, a sus municipios; que son los que en los últimos dos meses han hecho frente de una manera ejemplar y cercana a esta crisis sanitaria. 

Con esta premisa trabajan en el grupo del PP en la DPZ, que ha elevado ya una serie de propuestas al presidente de la institución. Los populares insisten en que, en primer lugar, es urgente que se autorice a que los Ayuntamientos de la provincia puedan utilizar los remanentes de tesorería que tienen acumulados, ya que podrían destinarlos a tomar medidas de control y prevención para evitar un rebrote y a adaptarse para la ya conocida como ‘nueva normalidad’. “Nadie mejor que cada ayuntamiento conoce la realidad de su municipio, por lo que es el momento de que los pueblos puedan utilizar este remanente para ir recuperando su actividad”, explica el portavoz del PP en la DPZ, Francisco Artajona. En total, se calcula que los municipios aragoneses acumulan en los bancos más de 700 millones de euros que actualmente no pueden utilizar. 

Especial esfuerzo, según los populares, deben hacerse también en el empleo. Los datos del paro que se han dado a conocer hoy muestran un incremento del 9,29% respecto a marzo y sitúan el número total de desempleados en Aragón en 79.214. Este dato no incluye a quienes están sujetos a ERTEs, que deben ser reincorporados en seis meses a su puesto de trabajo. Además, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA); ha dado a conocer que la caída de estos profesionales en la provincia de Zaragoza es la mayor de todas las provincias del país, con un descenso interanual del 5,6% (la media nacional ha sido del -1,7%).
 
Por eso, los populares reclaman a la DPZ un plan específico de empleo centrado en que los Ayuntamientos puedan contratar a su personal de forma directa, a través de contratos laborales, para prestar servicios municipales, con lo que sería posible recuperar hasta 400 empleos. Pero también de forma indirecta, generando puestos laborales que creen las empresas privadas para ejecutar obras y/o servicios impulsados desde las entidades locales. “Aquí debemos tener en cuenta, además, la merma de ingresos que van a sufrir los ayuntamientos de los municipios con mayor actividad industrial, comercial, turística u hotelera”, añade Artajona. En este sentido, desde el PP valoran que sería necesario establecer un parámetro para distribuir la cuantía de las ayudas, mirando por ejemplo cuántos gastos han tenido en marzo y abril con respecto al año pasado o, si se considera oportuno, aplicando criterios como la proporción de población. 

Otro plan que se va a exigir es uno específico de recuperación de la actividad económica, cultural y turística; especialmente dirigido a pymes, autónomos de todos los sectores y asociaciones sin ánimo de lucro. Artajona concreta que debería valorarse especialmente dar ayudas para financiar gastos de adaptación de espacios o de adquisición de material destinado a cumplir con la normativa para prevenir rebrotes del Covid. También las destinadas a reconvertir negocios ya existentes para adaptarse a nuevos nichos de negocio o las que puedan ayudar a mantener la cultura y el turismo. 

“Nos gustaría que se financiasen todo este tipo de actividades desde el 1 de enero de 2020 hasta el 31 de diciembre”, insiste Artajona. El dinero para estos planes se extraería de partidas que los Ayuntamientos no van a poder gastar este año a causa del impacto de la pandemia.